«

»

Aug 29

La huella de carbono

Share Button

La huella de carbono es la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), medidas en emisiones de CO2 equivalente, que son liberadas a la atmósfera debido a nuestras actividades cotidianas o a la comercialización de un producto. Este análisis abarca todas las actividades de su ciclo de vida (desde la adquisición de las materias primas hasta su gestión como residuo) permitiendo a los consumidores decidir qué productos comprar en base a la contaminación generada como resultado de los procesos por los que ha pasado.

Así, se entiende como huella de carbono “la totalidad de gases de efecto invernadero emitidospor efecto directo o indirecto por un individuo, organización, evento o producto”.

ƒ Huella de carbono de una organización. Mide la totalidad de GEI emitidos por
efecto directo o indirecto provenientes del desarrollo de la actividad de dicha
organización.
ƒ Huella de carbono de producto. Mide los GEI emitidos durante todo el ciclo de vida de un producto: desde la extracción de las materias primas, pasando por el
procesado y fabricación y distribución, hasta la etapa de uso y final de la vida útil
(depósito, reutilización o reciclado).
En 2014, una familia española de cuatro miembros generaba alrededor de 20 toneladas de CO2 anuales, según un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Sabiendo este dato, cada familia puede hacer una serie de acciones para que esta huelle baje considerablemente. Aquí te dejamos unos ejemplos:
  • Elige electrodomésticos de clase A+ (o más) y prescinde de aquellos que no son necesarioa. Si solo vas a exprimir una naranja, seguro que puedes hacerlo de forma manual o cambiar el abrelatas eléctrico por uno manual.
  • Cuando termines de utilizar el ordenador, no lo dejes en suspensión o con la pantalla encendida, asegúrate de apagarlo completamente.
  • Cuando hayas acabado de cargar tus aparatos electrónicos, desconéctalos de la toma de corriente.
  • Mantén el frigorífico a 5 ºC y el congelador a –18ºC (cada grado adicional de enfriamiento supone un aumento del 5% en el gasto energético) y cierra la puerta cuanto antes. Por cada 10 segundos que la dejes abierta, se perderá una cantidad de frío que necesita 40 minutos para recuperarse.
  • Lava la ropa con agua fría (entre el 80 y 85% del consumo energético de una lavadora se invierte en calentar el agua) y utiliza programas cortos y económicos en el lavavajillas y la lavadora.
  • En la cocina, no pierdas el calor: aprovecha el residual y utiliza la olla a presión podrás ahorrar hasta el 50% de la energía.
  • Siempre que puedas, usa la luz natural. Para la iluminación artificial, sustituye las bombillas tradicionales por lámparas de mayor eficiencia energética, como fluorescentes de bajo consumo o lámparas LED.
  • Utiliza siempre que sea posible el transporte público, la bicicleta o bien camina para llegar a tu destino.

image (19)

Leave a Reply