«

»

Jun 23

¿Cómo plantearnos unas eco vacaciones?

Share Button

Planear unas vacaciones pueda hacer también desde un punto de vista de turismo responsable. Podemos disfrutar lo mismo que en unas vacaciones digamos convencionales, pero con la satisfacción de que nuestro ocio no degrada nuestro Planeta ni el destino que hayamos elegido.

Ya hay operadores turísticos especializados en este tipo de viajes, un ejemplo es green-booking, un operador alemán de viajes  sostenibles.   Y en el mundo anglosajón incluso existe ya una categoría para los turistas que planifican sus vacaciones con un trasfondo sostenible, es una categoría denominado viajeros “lohas”, acrónimo de lifestyle of Health and sustainability, o lo que es lo mismo viajeros sanos y sostenibles. Una categoría para aquellas personas que realicen sus consumos desde un punto de vista ambiental, y que poco a poco van teniendo más peso y conformando una categoría nueva.  

Pero sin ser un lohas y si no tenemos acceso a operadores verdes, si hay una serie de cuestiones sobre las que podemos informarnos para determinar si realmente nuestras vacaciones son todo lo ecológicas que deseamos o podemos conseguir.   Si volamos en avión, lo ideal es compensar las emisiones de carbono de nuestro viaje; ya hay un gran número de compañías aéreas que ofrecen esta posibilidad al reservar los vuelos, si no podemos acudir a cualquier otro recurso on line, te ponemos como ejemplo esta web de la fundación ecodes.

Una vez que elegimos destino y establecimiento, hay una serie de cuestiones sobre las que tomar la decisión.   Una primera pista es saber si el establecimiento al que vamos a acudir o los servicios que vamos a contratar tienen alguna certificación ambiental, bien sea un label genérico como la ISO 14000 o el EMAS (en este segundo caso sólo en establecimientos de la UE), bien algunos de los ecolabels del sector turístico, como pueden ser Biosphere Hotels, Green Key, http://earthcheck.org/…. Tampoco viene mal saber si el establecimiento ha obtenido algún reconocimiento por su política de sostenibilidad, bien puede ser por parte de un turoperador, una administración o incluso un reconocimiento de la comunidad local. Los reconocimientos por parte de ONGs o asociaciones locales también son una buena señal, pueden ser por participación en actividades de voluntariado, también por una contribución económica o por apoyar algún proyecto que beneficie al medio natural o a la cultura local.

Más allá de las certificaciones hay otros aspectos en los que los establecimientos pueden demostrar un compromiso efectivo con la sostenibilidad. Un aspecto que no siempre se contempla lo suficiente va asociado a la componente social de la sostenibilidad, y aquí es importante determinar el número de empleados locales, si se apoyan proyectos que benefician a la comunidad local y asimismo a la conservación del entorno, Es un tipo de compromiso que demuestra que el establecimiento está vinculado al destino y, por lo tanto, trabaja conjuntamente con la sociedad por la sostenibilidad.

Aspectos más prosaicos como saber si hay una política de reducción de impactos, relacionados con la utilización de energías renovables, uso eficiente del agua, políticas de reducción de residuos y de reutilización y reciclaje, compra responsable a comunidades locales…todos aquellos factores que pueden contribuir a disminuir la huella ecológica del establecimiento. Y si hacemos vacaciones en un espacio natural o protegido, es muy importante determinar si existen acciones de educación y de control de la capacidad de carga, para estar tranquilos en el sentido de que nuestro ocio no se va a convertir en un factor de deterioro de los valores del lugar.

Para un estilo de vida sostenible –ser un lohas-, unas  (eco) vacaciones sostenibles nos harán sentir y disfrutar mejor el destino, además de tener la satisfacción de que nuestras actividades no sólo no provocan deterioro sino que pueden ser un factor positivo para su conservación.

Leave a Reply