«

»

May 12

El turismo puede ayudar en la lucha contra el cambio climático

Share Button

El sector turístico es un sector con un uso intensivo de la energía. En el caso de Canarias, comienza con el desplazamiento en avión, para continuar luego con los consumos de la propia actividad –directamente como energía eléctrica o de otras fuentes para el funcionamiento de los establecimientos turísticos- y de la oferta complementaria.

En este caso, por ejemplo, la insistencia casi monotemática en los últimos años en hacer que los spas y los campos de golf sean la “oferta complementaria” por excelencia, ambas actividades que llevan aparejado consumos energéticos, en el primero por el uso intensivo de agua y energía (¿nadie ha planteado aún un spa sostenible basado en renovables?), y el segundo del territorio, con costosas transformaciones y un mantenimiento basado en el consumo de agua.

No sólo por estos aspectos, sino por otros el incremento de demanda de energía eléctrica en Canarias ha estado desbocado hasta el comienzo de la crisis. Si en España creció un 30% entre los años 2000 y 2006, en Canarias se fue al 42%; y eso equivale a una fuerte contribución al cambio climático. Máxime cuando el mix energético de Canarias depende de los combustibles fósiles en torno al 95%.demanda electrica

Resultado de estas políticas energéticas, es que la electricidad en Canarias cuesta de media un 122% más que en el resto de España. Y en islas como La Palma o La Gomera donde la penetración de las renovables es prácticamente inexistente se va por encima del 200%. Mientras en el año 2006 el Kw/h costaba en Península 6,643 céntimos de euros, en el archipiélago la media es de 14,753 céntimos y, por ejemplo, en La Gomera 21,556 euros.

Un precio que no pagamos los consumidores, ya que todo el sistema español sufraga los costes de los sistemas insulares, mientras viento y sol son sistemáticamente desperdiciados por el parón de las renovables en Canarias.

Y el capítulo de emisiones de gases de efecto invernadero es un ejemplo de contribución decidida al cambio climático, porque el 94% de estas proceden de la industria energética; es decir de las centrales que queman combustibles fósiles para producir electricidad. De hecho, Canarias entre 1990 y el 2005 había aumentado sus emisiones en un 42%. El cumplimiento del Protocolo de Kyoto para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero ha sido prácticamente nulo en Canarias. Aunque a nadie se le escapa que sus consecuencias si que las vamos a sufrir.

El sector turístico tiene un papel importante que desempeñar en este campo, ya que el consumo de energía es un coste importante. Y en este campo, la eficiencia energética es la primera medida, ya que la luz y la climatización son un rubro importante y existe tecnología de calidad y accesible para mejorar los ratios de consumo.

Una empresa turística sostenible es aquella que es, en primer lugar, eficiente en su consumo energético y además usa renovables, especialmente aquellas como el agua caliente solar que son tecnologías maduras y que no sufren las inclemencias actuales de las administraciones.

Un sector turístico que actúe contra el cambio climático no sólo mejora su imagen y promueve el destino, sino que en el caso de Canarias protege su principal recurso: la calidad climática y los desarrollos turísticos en el litoral.

Leave a Reply