«

»

Apr 09

Un ejemplo para avanzar hacia la sostenibilidad turística desde las Antípodas

Share Button

Uno de los retos del turismo actual es integrar la sostenibilidad en el negocio, pero no como una manera de cumplir la normativa o de envolverse en una cobertura verde, lo que se denomina greenwashing, y que sencillamente consiste en muchas ocasiones en focalizarse en algún aspecto ambiental y ocultar el resto, cosa que ocurre mucho en la industria turística.

Por eso es interesante conocer experiencias en sostenibilidad que puedan ser inspiradoras. Aunque haya que irse al otro  lado del mundo, que es textualmente lo que pasa con Kaikoura, una población neozelandesa que fue el primer municipio en alcanzar la certificación de turismo Green Globe en Nueva Zelanda y la segunda en el mundo, y ahora ha recibido el Platinum Award de Earthcheck.

Este municipio, con tan solo 3.800 habitantes,  recibe un millón de turistas anuales y tiene un territorio de algo más de dos mil kilómetros cuadrados, con abundantes bellezas naturales y una pujante actividad de observación de ballenas. Con alrededor de 70 establecimientos alojativos, este municipio tiene un enfoque basado en la idea de comunidad sostenible a partir  de la Agenda 21 de naciones Unidos.

Los campos en los que ha trabajado para avanzar hacia la sostenibilidad son el concepto de Ceo Residuos –la isla de El Hierro ha lanzado una estrategia en este sentido que está dando sus primeros pasos-, eficiencias energética, un programa de árboles plantados por los turistas para compensar emisiones, protección de la biodiversidad y una potente actividad para proteger el medio marino, ya que la observación de ballenas es una de las actividades turísticas más importante en esta comunidad de las antípodas.

Algunos de los resultados de estos proyectos son la modificación del sistema de recogida de residuos, para sustituirlo por sistema de reciclaje gratuitos que han dado como resultado una rebaja de los residuos anuales por persona de 450Kg a 140Kg, lo que significa un 70% de reducción o un poco más de 7 contenedores de basura de 240 litros por persona, por año, incluyendo la recogida de la materia orgánica para producir compost; la plantación de 5.000 árboles autóctonos por visitantes para compensar las emisiones de carbono o la desaparición de las bolsas plásticas sustituidas por una única bolsa reutilizable que usa todo el comercio local.Destino turístico sustentable Kaikoura, Nova Zelanda

Más de diez años lleva este municipio con esta política ambiental, con la colaboración del sector privado, al que al ayuntamiento ha atraído a su política ambiental, ya que además su promoción turística se basa precisamente en mostrarse como el mejor ejemplo de la marca turística del país, 100% Nueva Zelanda.

Las lecciones de Kaikoura son evidentes, y no vale escudarse en el pequeño tamaño de este municipio para decir que no se puede trasplantar a lugares más grandes, como cualquiera de los municipios turísticos canarios. De hecho, todos los avances científicos comienzan en laboratorios…

Las lecciones  que pueden trasplantarse a Canarias, o a cualquier destino turístico, son una planificación integrada e identificar sectores ambientales claves de mejora (gestión de la energía, lucha contra el cambio climático, protección de la biodiversidad, minimización de residuos), conseguir la colaboración entre el sector público y privado, involucrar a la sociedad civil, definir metas ambientales que sean factibles y medibles, utilizar estos logros ambientales como parte de la promoción turística y trabajar a medio largo plazo, ya que es la única forma de obtener resultados.

 

Leave a Reply