«

»

Mar 07

Las energías renovables, también por salud, además de luchar contra el cambio climático

Share Button

La importancia que ha tomado el debate por el cambio climático, y más este año a las puertas de la trascendental Conferencia de París hace que a veces olvidamos otros aspectos: como el gravísimo impacto que tiene la contaminación atmosférica sobre la salud de las personas.

Aunque en Canarias, tanto el régimen de vientos alisios como la ausencia de un sector industrial fuerte, puede dar la impresión de que no es una preocupación, lo cierto es que las emisiones del tráfico coincidentes con los episodios de calima (llegada de polvo en suspensión del Sáhara) provocan situaciones de evidente deterioro, que en S/C de Tenerife muchas veces ha sido además empeorada por las emisiones de la refinería de Cepsa (si bien en el último año las aparentes circunstancias del mercado de las hidrocarburos hacen que la refinería haya estado parada, y su futuro se ha complicado con el Plan Municipal de Calidad del Aire).

Lo cierto es que se estima que en Europa pueden morir prematuramente al año en torno a 430.000 personas a causa de la contaminación atmosférica. Y eso que la Unión Europea reconoce actualmente que la prosperidad económica y el bienestar europeo están íntimamente ligados a las condiciones del entorno natural, es decir a suelos fértiles, aguas limpias y aire puro.cuadro aema

Sin embargo, las tendencias medioambientales, según el último informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, son a 20 años vista o negativas o desiguales, como puede verse en el cuadro adjunto del último informe de la Agencia, y en concreto con el cambio climático la tendencia es positiva a corto y negativa a largo, mientras que para la contaminación atmosférica es desigual, se avanza en algunos objetivos pero no lo suficiente.

De hecho, la AEMA reconoce que las tendencias positivas pueden tener que ver con la crisis económica que “ha contribuido a atenuar algunas presiones, por lo que resta comprobar si se mantendrán las mejoras alcanzadas”. Desde luego, en España, con las políticas energéticas seguidas difícilmente, visto el parón de las renovables y las dificultades legislativas que se quieren dejar en la normativa para impedir su despliegue definitivo.

Sobre los riesgos sanitarios asociados a causas medioambientales, la AEMA muestra una prudencia que resulta inquietante, porque su expresión  “en cuanto a riesgos sanitarios de origen medioambiental…existen ciertas áreas preocupantes” no tranquiliza; máxime cuando además se reconoce que las “repercusiones del cambio climático en la salud se intensificarán”.

Pero como siempre desde P+S queremos quedarnos con un mensaje positivo, de apuesta por la sostenibilidad, y no de mero recurso al muro de las lamentaciones verdes (que seguramente podríamos situar en cualquier central eléctrica convencional alimentada con hidrocarburos).

Lo dice la propia AEMA: “los niños de hoy vivirán aproximadamente la mitad de sus vidas en una sociedad con bajas emisiones de carbono, basada en una economía circular y en ecosistemas resilientes”. Lo que no deja de ser una muy sintética descripción de un estilo de vida sostenible, en el mientras tanto o la transición no podemos ni debemos olvidar que nuestras decisiones individuales construyen el Planeta tanto como las de las grandes organizaciones. Consumidores sostenibles para una nueva economía verde. Y podemos empezar, por ejemplo, por apoyar a las nuevas energías verdes, luchando contra el cambio climático y ayudando a contar con un aire más limpio en nuestras ciudades y pueblos.

Leave a Reply